22.10.17

Cuál podría ser la logística del futuro?



La tecnología y los procesos logísticos han caminado de la mano durante años. Este vínculo encuentra actualmente una revitalización en la forma en la que los clientes de algunos de los comercios más importantes del mundo recibirán sus pedidos. Dic 2015

Cada vez son más los procesos del quehacer logístico que incorporan la tecnología para mejorar y hacer más eficiente el desarrollo de la actividad. En los últimos años, esta tendencia se ha hecho más evidente, pues ha permitido establecer procesos de automatización y control en cada uno de los nodos que componen una cadena de abastecimiento: desde el almacenamiento de materias primas, pasando por el control de inventarios hasta la distribución.
Incluso algunos de estos adelantos han sido engendrados al interior de los sistemas logísticos, o cuando menos, han encontrado su desarrollo y aplicación en las entrañas de una elaborada cadena de abastecimiento.

Los ejemplos son innumerables: los sistemas de posicionamiento global permiten la trazabilidad de los paquetes; el uso de RFID (identificación por radiofrecuencia) facilita el control de los inventarios; la automatización de los sistemas de abastecimientos permite reducir al mínimo la necesidad de almacenamiento de materias primas.

En general, todos estos adelantos conducen a un mismo fin: llegar al cliente final de la manera más costo-eficiente posible, cubriendo todas las necesidades, tanto del usuario como de la empresa productora e intermediarios.
No obstante, y pese al variado número de formas en las que la logística ha evolucionado a partir de la implementación tecnológica, el contacto final, el que se da con los usuarios, no ha tenido grandes saltos salvo, claro está, todo lo que se refiere a las compras en línea.
A pesar de la mejora en los sistemas de envío de paquetes, en las exhibiciones en góndolas de las grandes superficies o cadenas de retail y en el grado de personalización con el que se puede despachar un pedido, la entrega en sí misma es una actividad que se realiza de la misma manera desde hace décadas. Y si bien ha logrado mayores niveles de eficiencia, no es tan impactante como se espera.
Sin importar si se habla de sofisticadas entregas que hacen uso de transporte multimodal para llevar paquetes de un extremo del globo a otro o de simples pedidos que se hacen a una tienda local, la experiencia desde el punto de vista del usuario es la misma. Esto no necesariamente es malo, de hecho, que el proceso sea transparente para el cliente puede ser una ganancia y habla en términos generales de la percepción positiva del mismo.
Sin embargo, este proceso no contaba con un avance sustancial que pudiera cambiar de manera drástica su concepción; hasta hoy.

Envíos volando
El comercio electrónico ha planteado grandes retos a la logística. En pocos años, las compras en línea se han incrementado alrededor del mundo, y las expectativas de los usuarios se han orientado hacia aspectos muy puntuales, como conseguir mejores precios, contar con las opiniones de otros usuarios y, en general, disfrutar de un grado de eficiencia alto durante todo el proceso, incluyendo la entrega.
Esta nueva dinámica se ha resuelto de buena manera en la mayoría de ocasiones hasta el momento. Sin embargo, aún existe un margen de mejora que puede ser aprovechado por algunas de las firmas que figuran a la vanguardia tanto del comercio electrónico como de la logística.
Esto es justamente lo que está ocurriendo. Amazon, uno de los portales web más conocidos del mundo y que hoy en día cuenta con productos que van desde su propio teléfono inteligente, hasta lectores digitales, y DHL, una de las firmas más reconocidas a nivel mundial en el ámbito de la logística, han estado trabajando para que la forma de entregar paquetes nunca vuelva a ser la misma.
Tanto la compañía de comercio electrónico como la de logística llevan años procurando implementar tecnologías de punta en uno de los eslabones finales de la cadena de abastecimiento, los que llegan hasta el cliente final.

Estos avances, que prometen cambiar para siempre la forma de enviar y recibir paquetes, han dado muestras de su madurez hace pocos meses, con el uso de drones. Aunque ambos casos están en etapas tempranas, en donde los proyectos aún tienen muchas pruebas y obstáculos que superar, estas iniciativas muestran un verdadero avance en lo que a entrega de paquetes se refiere, al lograr poner estos aparatos voladores al servicio de la logística.
DHL llevó a cabo uno de los primeros vuelos, en Alemania, el cual dejó varias conclusiones y nuevos desafíos por enfrentar. “Nuestros planes están en las primeras etapas y hay una serie de escenarios que estamos evaluando, incluyendo la entrega de la medicina que se necesita rápidamente en lugares difíciles de alcanzar”, explicó la portavoz de DHL, Dunja Kuhlmann.

El vuelo de prueba tuvo lugar entre una farmacia y la oficina central de la misma, las cuales distan un kilómetro entre sí. Paketkopter, como fue bautizado el drone, voló a una altura de 50 metros y tardó dos minutos en llevar el paquete con medicinas.
De otro lado y pensado en otro tipo de usos más allá de la entrega de medicinas, Ole Nordhoff, uno de los directivos de DHL en el Alemania, señaló que esta “es una tecnología fascinante”, que debe desarrollarse en aplicaciones concretas.
Al ser el primer vuelo de prueba de este servicio, el drone fue pilotado y supervisado por dos personas vía control remoto, pero en el futuro se prescindirá de ellas y se podrá utilizar un sistema autónomo de guiado vía GPS.

Un cielo de posibilidades y retos
Aunque por ahora solo se trata de vuelos de prueba, son muchas las aplicaciones que se han logrado vislumbrar con el uso de drones dentro de la cadena logística. Si bien el envío de medicinas a lugares apartados es una de las aplicaciones de mayor impacto, otras menos vitales como el envío de compras realizadas a través de Internet de manera local en ciudades congestionadas, también es un uso que puede tener un alto nivel de incidencia.
La movilidad, por ejemplo, tendría una mejoría sustancial, pues se podría sacar de circulación los vehículos que se encargan únicamente a la entrega de paquetes en el interior de la ciudad, principalmente en las zonas de mayor congestión.
Por otra parte, el uso de drones, a pesar de requerir un andamiaje tecnológico robusto y que en principio seguramente tendrá altos costos, podría contribuir a mitigar los altos precios que deben asumir algunos operadores en países en vías de desarrollo que no poseen una infraestructura suficiente para soportar entregas terrestres eficientemente.
Sin embargo, los retos como la legislación referente al espacio aéreo de cada país, la forma puntual de entrega a los usuarios sin interferir con sus horarios o la aceptación del público en general, aún son desafíos a los que esta tecnología se debe enfrentar para lograr, en un futuro No muy lejano, ser parte de nuestras Vidas cotidianas y convertirse así en un Verdadero aliado de la logística.

Visionarios
Revista Logística habló con Andrés López, director de la especialización en Gerencia del Medio Ambiente del Icesi para intentar divisar
cuál podría ser el futuro inmediato de algunos procesos logísticos y cómo la tecnología podría transformarlos.
¿Cuál cree usted que es el principal aporte que la tecnología le ha hecho a la logística?
“Las tecnologías de información y comunicación TIC, como por ejemplo los GPS, los mapas digitales para control y trazabilidad de las empresas. Los sistemas integrados de información ERP, los sistemas de administración integral de las bodegas y sistemas de almacenaje, los sistemas de separación voice picking o de manos libres en los centros de productos terminados”.
¿Cómo se imagina usted que serán los procesos logísticos del futuro?
“Uno a uno, la customizacion de los mercados, la amazonizacion de la logística usando drones, el uso de sistemas alternativos de energía y transporte de energía limpia”.
¿Qué consejos le podría dar a las empresas para que no se vuelvan obsoletas en materia de tecnología logística?
“Que aprovechen los medios de información gratuitos disponibles como APP, herramientas especializadas que los pueden actualizar en las últimas tendencias y avances tecnológicos, cámaras de video y de transmisión a teléfonos móviles para vigilancia, control y productividad, música y video para entretenimiento y capacitación de personal de base, etc”.



Por: Luis Daniel Vargas M. / revistadelogistica.com
@Vamoluda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 


Terzer Logística / Company Linkedin